ACEBO

Es un arbusto que puede llegar alcanzar 25 de altura, aunque no suele verse más allá de los 10. Su copa es cónica, ramificada desde la base, de hojas muy tupidas y siempre verde. En otoño ya tiene las bolitas rojas que le dan tan precioso aspecto, a lo que también contribuye el verde intenso y brillante de sus hojas. Florece entre febrero y junio, con florecillas de color blanco muy numerosas.

Encontramos acebos machos y hembras, lo que hace que a veces busquemos en vano las preciosas bolitas rocas de sus bayas, solo las hallaremos en las hembras.

La contradicción del acebo reside en sus cualidades medicinales. Mientras que las hojas son depurativas, estimulan la sudoración y son diuréticas, sus bayas son purgantes y provocan vómito por lo que son peligrosas, pudiendo provocar gastroenteritis mortales.

He encontrado un buen bosque de acebos en la zona del Nacimiento del Tajo, más concretamente os lo explico en la ruta Arroyo Almagrero, o en los Callejones de las Majadas

Ni que decir tiene, que otros lugares son acebedas por excelencia, como en Prádena del Rincón, en la provincia de Madrid, o en Burgos, en La Cabaña de Hijedo, en las tan conocidas Merindades, o en Asturias, en el Puerto de San Lorenzo, etc. etc.

A continuación os propongo ver unas imágenes

Acebeda de Prádena del Rincón (Madrid)
Acebeda de Prádena del Rincón (Madrid)
Acebeda de Prádena del Rincón (Madrid)
Acebeda de Prádena del Rincón (Madrid) Frutos
Acebeda de Prádena del Rincón (Madrid) Tronco y líquenes
Acebeda de Prádena del Rincón (Madrid) Tumefacción en el tronco
Acebeda de Prádena del Rincón (Madrid) ¡Precioso!

AGALLA

Las "agallas" son defensas de los árboles. En del grupo de los quercus están formadas por un caparazón leñoso, de color rojizo en principio, que se vuelve madera seca en el otoño.

Las agallas son hojas modificadas, que han encerrado los huevos de los insectos. Cuando las larvas necesitan salir al exterior, perforan la corteza, de ahí que podamos ver en ella un agujerito por el que han salido.

No solo se producen en los quercus, otros árboles o arbustos, como por ejemplo la cornicabra, pueden crear agallas. En el caso de las cornicabras, su aspecto es el de la vaina de una leguminosa.

 

Agalla de quejigo
Agalla en una cornicabra
Agalla en el alcornoque

 

 

 

 

 

 

 

 

 


ALCORNOQUE

El un árbol de la familia de las fagáceas, podríamos encuadrarlo en el grupo de las encinas, de hecho, buscando información, he encontrado que su nombre proviene del árabe, al (árabe) y quercus (latín) cambiando a quernus. Bien, esto para los expertos. Vamos a lo más vulgar. Es un árbol de tronco robusto, casi diría rechoncho, que aunque alcanza los 8 o 10 metros de altura, la constitución de su grueso tronco le da ese aspecto. No por eso deja de ser hermoso. A mi personalmente me encanta. Su principal atractivo radica en la corteza esponjosa que todos conocemos, el corcho, que quita protagonismo a su madera, a pesar de que esta es muy resistente y dura, pero de nuevo su estructura arbórea, sin grandes posibilidades de sacar planchas largas, hace que sea utilizada en para utensilios pequeños, como toneles etc.

Igualmente, sus raíces son muy potentes, tanto la principal como las secundarias. Sus hojas son verdes y algo brillantes por el haz y grisáceas por el envés.

Se desarrolla principalmente en la cuenca mediterránea. En nuestro país , Extremadura es una región rica en alcornocales, aunque los encontramos en otros muchos puntos, Andalucía, Castilla la Mancha, Madrid...

Pero unas imágenes valen más que muchas palabras...

Magnífico ejemplar (Piedralaves, Ávila)
Bellota y agallas
Alcornocal en Hornachuelos (Córdoba)
Detalle de las hojas
Una rama con corcho
Tronco recién quitada la corteza
Alcornoques en Piedralaves. Sus contornos se aproximan a los seis metros.

 


ALISO

Árbol muy común en toda Europa, se encuentra en las proximidades de los ríos, lagos y cauces de aguas limpias. Crece rápido, alcanzando una altura de 10 a 12 metros.

Las flores aparecen en marzo, antes que las hojas, se trata de amentos, es decir, en forma de espiga de flores de un mismo sexo, los masculinos, amarillos , alcanzan unos 12 cmts de largo, los femeninos, de un cm aproximadamente, son rojos. En los amentos las flores masculinas contienen los estambres y las femeninas el estigma.

El fruto, una pequeña piña, tiene cavidades rellenas de aire que facilitan su dispersión, no solo por el aire sino también por el agua.

Aliso en invierno
Hojas
Tronco viejo
Otra imagen del tronco
Flores y fruto
En primavera

 


ARCE

Los arces se identifican en otoño muy fácilmente por su color rojo y sus hojas menudas y lobuladas. Solo tenemos que pensar que Canadá lleva una en su bandera. Pero, como en todas las especies, hay varios tipos de arces. Los que yo conozco son árboles de una altura considerable y de un amarillo intenso en otoño que llega al rojo casi fosforescente.

Es una maravilla ver esos bosques del norte de nuestra península, en donde los arces se mezclan con las hayas y los castaños, dando un colorido de ensueño.

Una variedad del arce, es el Montpelier. De tamaño mucho mas pequeño, lo he visto en forma de arbusto, incluso como rastrero, en mis salidas al Alto Tajo. Sus hojas pequeñas, solo tienen tres lóbulos, pero su colorido sigue siendo magnífico.

 

¿Hacen falta palabras?
Hojas en otoño
Aún verdes
Arce Montpelier
Comienzos de otoño
Una hoja

 


ARIZÓNICA

Las arizónicas pertenecen al grupo de las Cupressaceaes . Es anectdótico que no figure en nuestro Diccionario de la Real Academia, un nombre que es tan popular. ¿Quién no ha oído hablar de las arizónicas, como plantas utilizadas en setos de jardines? Parece que su nombre real es Ciprés de Arizona, lugar del que es originario. En fin, curiosidades...

Puede llegar a alcanzar los 20 metros de altura. Desprende un aroma peculiar. Sus hojas aplanadas con una especie de acícula escamosa es algo que llama enormemente mi atención. Recuerda mucho a las hojas de las sabinas.

Las semillas están contenidas en unas especies de bolas que recuerdan a los balones de reglamento, por sus estrias. Son escamas que forman el fruto el cual aparece pegado a las ramas, a veces en grupos.

Las flores masculinas son de color amarillo mientras que las femeninas son verdes

Como mis gustos van por lo silvestre, las arizónicas que prefiero son las que encuentro en mis salidas por La Pedriza de Madrid, donde3 las han colocado en fases de reforestación, pero que están dándose muy bien y las encontramos en lugares tan hemosos como el Cancho de los Muertos.

Arizónica silvestre
Detalle de las hojas y las flores masculinas bañadas en lluvia
Capsula de semillas
La hoja
El tronco


 

AULAGA o aliaga

Es un arbusto de entre uno y dos metros de alto, muy espinoso, con pocas hojas pero con muchas espinas... Se cubre de pequeñas flores amarillas arracimadas, muy numerosas. Las semillas se encuentran en una legumbre nudosa, en número de tres a seis. Las puntas tiernas son apreciadas por el ganado, mientras que el resto de ella se utiliza como pienso después de haberlo machacado. También se usa como combustible en los hornos de panadería.

Mi recuerdo de esta planta se remonta a mis años de niñez, en mi pueblo natal, donde se acostumbraba a matar el cerdo al llegar el invierno para hacer los típicos embutidos. Era muy común, formar una hoguera de aulagas y sobre ella chamuscar las cerdas del animal recién sacrificado. Ahora la imagen que tengo de esta planta es muy distinta. Campos amarillos en primavera, laderas cubiertas de una preciosa capa de flores.

Son varios los nombres que se le dan a esta planta, aliaga, ulaga, olaga ... cada uno de ellos pertenecientes a la misma familia y con alguna variante.

Flor de la aulaga
El arbusto
Detalle

AVELLANO

Avellano
Fruto y hojas

Encontramos los avellanos en forma de árbol o arbusto. Su altura varía de 2 a 4 metros. Se da en casi todos los terrenos, menos los pantanosos y compactos.

Los frutos pequeños, han de recogerse muy maduros para que se conserven bien, de lo contrario se secan en poco tiempo.

Su madera es dura y correosa, utilizada para cestería, aros de pipas y barriles.

Debido a la elasticidad de sus fibras puede sustituir al mimbre.