NOGAL

Nogal
Hojas y fruto

 

A pesar de no ser un árbol demasiado común en la zona en que me muevo, sí he encontrado algunos de ellos en mis caminatas. Unos plantados por el hombre y otros que no sé si habrán nacido por sí mismos o alguien los puso allí. La realidad es que están ahí, y son preciosos.

Alcanza los 20 o 30 metros de altura, y su copa es muy frondosa, redondeada, tupida, lo que da una sombra excelente. Necesita una tierra suelta y se da mejor en los lugares frescos, aunque también soporta el calor.

Su madera es buena, y su fruto todo ele mundo lo conoce. Lo que quizás no sea tan conocido es que si el terreno no es profundo, sus raíces suben a la superficie y perjudicando a las plantas que estén cercanas. Bajo su sombra y en sus alrededores, no se crían otras especies debido a una sustancia, el tanino, que segregan sus hojas y que el agua de lluvia arrastra perjudicando el suelo bajo él.


NARCISO

Mata de narcisos
Flores

 

Son muchas las variedades que podemos encontrar de narcisos, pero en la sierra de Madrid generalmente encontramos una variedad inolora, aunque muy vistosa.

Se agrupa en ramilletes de largas y finas hojas brillantes y acanaladas, de un verde oscuro que contrasta con el amarillo intenso de las flores. Los tallos son muy rectos en forma de tubo y de ellos nacen una o dos flores divididas en dos regiones muy difrenciadas, los tépalos, abiertos en cuyo centro se encuentra la corola en forma de trompeta. Ambos amarillos muy brillantes.

En otras variedades de narcisos, los tépalos son de un amarillo mucho más claro y de menor tamaño, teniendo además un aroma generalmente intenso. Es una planta muy común en las zonas rocosas de la sierra de Madrie, sobretodo la encontramos en La Pedriza y zonas similares.