ORQUÍDEA

Orquídea blanca
Orquídea piramidal

 

Cuando oímos la palabra orquídea, creo que a todos nos viene a la cabeza las carísimas flores tropicales que se venden en estuches como regalos muy preciados. Pero las orquídeas no son solo eso. Son multitud de pequeñas varetas de flores que nos encontramos en nuestros campos, sin que muchos de nosotros sepamos que son eso: orquídeas. Son muy variadas, pero tienen unas características muy comunes, que hace que conociendo una sepamos reconocer las demás. Un tallo carnoso, con pocas hojas, generalmente nacen en la parte más baja de este, y una serie de preciosas campanitas seguidas en la parte media-alta. Las hay de muchos colores, blancas, azules malvas, rosadas. A veces hay campos cubiertos de ellas. La más común es la rosada o violácea, pero son de muy variados colores, entre ellas la blanca es de las más delicadas y vistosas. Otra especie muy hermosa es la pirámidal, menos común en la zona centro. La encontré en la zona de Fuertescusa, en Cuenca, aunque en Asturias, por la zona de Somiedo hay una gran cantidad de ellas.