SABINA

Sabina
Hojas y fruto

 

La sabina es el árbol genuino de Cuenca y Guadalajara, si bien hay zonas en las que la introducción del pinar ha ido desterrándolos.

Se trata de una especie, que al igual que el enebro, podemos encontrarla como árbol que puede llegar a alcanzar hasta 12 metros de altura, o bien de forma rastrera.

En ambos casos, sus características son similares. Las hojas, aciculares y escamosas, se sitúan a modo de teja rugosa. Debemos tener presente que son venenosas.

Del mismo modo que el enebro, sus semillas son a modo de falsa baya, en principio azuladas para tornarse pardas y negras brillantes cuando terminan la maduración.

También hay dos clases de sabinas, la sabina albar, de fruto azulado y hojas que pican al acariciarlas a contrapelo. La sabina negral o mora, de fruto rojizo y hojas más cilíndricas y escamosas.

 


SAUCE

Sauce
Hojas

 

Forman parte de las orillas de nuestros ríos, así como los chopos o los carrizos. Hay gran variedad de ellos. Los que suelo encontrar en mis salidas al campo pertenecen a la especie de "sauce blanco" Puede alcanzar hasta 25 metros de altura, junto a las orillas del agua.

Ocupa suelos arenosos, con sustratos calcáreos, ricos en nutrientes y con abundancia de agua, de ahí que sea un importante componente en los llamados "bosques de ribera"

Sus ramas se utilizan para la construcción de cestos.

A veces los encontramos en forma de arbusto, junto a los ríos, existiendo una gran variedad de ellos, lo que hace que genéricamente se les llame saucedas a todo el grupo de esta especie que encontramos junto a los lechos fluviales.

Suele darsele el nombre genérico de saucedas al grupo de estos árboles que con frecuencia proliferan por las orillas de los ríos. En ellos podemos encontrar ejemplares de diversas variedades.


SERPOL

Serpol
Flor

Se trata de una planta rastrera, de unos 40 centímetros de altura. Se extiende formado extensas zonas que se cubren de flores menudas, muy tupidas, de color malva y blanco.

Se da en praderías secas, al borde de los caminos, en los muros... Pero donde más la encontramos en las montañas de altura media. La encontré en Asturias, más concretamente en la zona de Cabrales, donde cubría las laderas de las montañas cercanas a Asiego.