En la playa de Cuevas

La Costa Oriental de Asturias

La Costa Oriental de Asturias se extiende desde las cercanías de la localidad de Prado hasta las de Colombres, pasando por las importantes localidades de Ribadesella y Llanes.

 

 

 

Playa de San Antolín

 

Tomando como lugar de estancia el pueblo de Nueva, recorremos parte de esta abrupta costa en la que se suceden cuevas, acantilados y pequeñas playas entre ellos, destacando las de espléndidas de Vega, Ribadesella, San Antolín y Llanes.

 

 

 

Tunel que conduce a la playa de Cuevas

 

Muy cerca de la localidad de Nueva encontramos la playa de Cuevas, así denominada por la existencia de estas formaciones en dicha playa, acentuando el atractivo el hecho de ser cambiante con la subida o bajada de la marea, de tal modo que puedes entrar a pie en la cueva durante la bajamar y adar dentro de sus paredes, junto a los peces que la visitan, en pleamar.

Se accede a la Playa de Cuevas por la carretera que atraviesa un túnel abierto en la roca, lo que nos anuncia el paisaje que vamos a contemplar, una playa cerrada entre rocas escabrosas y huecas, a modo de vieira, en la que por su parte mas estrecha se abre al Cantábrico.

 

 

Playa de Cuevas

 

 

La subida de la marea es muy fuerte en todo el Cantábrico, lo que ocasiona un cambio notable en las playas de estas zonas, llegando casi a perderse con la marea alta, lo que da lugar a una fina arena muy suave, y amplias y llanas playas en la marea baja.

 

 

 

Acantilado en la playa de Cuevas

 

 

Es una playa tranquila. Junto a ella encontramos un sendero que, en cómodo paseo, nos va conduciendo por la agreste costa de rocas cortantes, en la que abundan profundas grietas.

 

 

 

 

Acantilados rocosos

 

La abrupta zona encierra un curioso fenómeno, los llamados Bufones. En las grietas existentes en la roca, el agua penetra en épocas de temporal, subiendo con fuerza a través de ellas, arrastrando restos orgánicos y rocas a la vez que produce un silbido, de ahí su nombre, alcanzando considerable altura, a modo de géiser.

 

 

 

Villahormes (La Canal o Canalona)

 

 

En algunos lugares, encontramos estrechos entrantes con curiosas grúas. Son grietas profundas donde el sol apenas entra y el mar se rompe en sus paredes lamiendo la lisa roca.

Un buen ejemplo es La Canal o La Canalona, con 2 grúas para subir las algas que a veces se acumulan sobre la arena.

 

 

 

San Antolín

 

 

 

No deja de sorprendernos las extrañas formaciones, a veces forman puentes naturales como el que podemos ver en la gran playa de San Antolín.

 

 

 

Ribadesella

 

 

Las ciudades se suceden junto a la costa, unas más importantes que otras, pero todas preciosas, como principal ejemplo tomaremos Ribadesella, con su ría amplia y tranquila, su barrio de casas indianas, su paseo de la mitología y sus yacimientos de ignitas, que dicho sea de paso, abundan en toda la costa, ocupando uno de los primeros lugares en el mundo.

 

 

Casas de indianos en Ribadesella

 

Fue en el siglo pasado cuando la emigración tomó auge en estas zonas, yendo buena parte de los habitantes de Asturias a América, donde, unos más que otros, hicieron fortuna.

Con sus recientes riquezas volvieron a su tierra natal, construyendo las mansiones de estilo colonial y de alegres coloridos que encontramos a lo largo de la costa y que en Ribadesella forman un núcleo hoy dedicado principalmente a la hostelería.

 

 

El Sella

 

De todos es conocido el principal atractivo de Ribadesella, su bajada en piraguas por el ancho Sella, lo que transforma la ciudad que se convierte en un hervidero de gente, acampando incluso en parques y jardines debido a la falta de alojamiento.

 

 

 

 

Ermita cercana a la playa de Vega

 

Los monumentos a lo largo de esta costa, también son notables, encontrando abundantes ejemplos de arquitectura popular. A veces humildes pero no por ello menos coquetos, como la ermita situada en las cercanías de la Playa de Vega.

 

 

 

 

 

M.R.B.M.

7JULIO 2.002