El Tajo desde el puente

Por el Cabrillas al Puente de Peñalén

(También Puente del Tío Lucas)

En la recientemente restaurada carretera de Poveda de la Sierra a Taravilla, encontramos una zona donde poder aparcar los coches y pasear por las orillas del río Cabrillas. Se sitúa justo en el punto en que un puente salva las aguas de este río, a la derecha según venimos de Poveda, fácil de identificar debido a lo amplio de la explanada.

 

Picones de San Pedro

 

Un camino junto al cauce nos conduce en una media hora de caminar, hasta un lugar al que acuden los pescadores, y que nosotros cruzamos para dirigirnos a la desembocadura del Cabrillas en el Tajo.

Lo hacemos por un desvencijado puente de tablas desde donde la contemplación del río es una delicia.

 

 

 

 

Río Cabrillas

En este punto la vegetación es más tupida, el río se esconde entre maleza, salta por un lecho pedregoso, y entre luces y sombras podemos ver sus aguas de un precioso azul turquesa.

Hasta aquí los árboles se limitan a las laderas, atravesando la pista amplias campas de praderas, pero a partir este momento los pinos, avellanos, sauces, chopos e incluso hayas formarán un tupido paisaje rodeando el río en el que las zarzas, carrizos, gayubas y otros arbustos y plantas rastreras impiden la aproximación a las orillas.

 

 

 

Hayas junto al camino

En un recodo del camino aparece un grupo de hayas, difíciles de encontrar en estas latitudes.

Nos sorprende este encuentro, son varios ejemplares de considerable tamaño.

Nos detenemos observándolas un momento y continuamos por la cómoda pista que nos lleva hasta el Tajo.

 

 

 

Hayas junto al camino

El Cabrillas corre profundo encajonado en montañas de pronunciados picos, de un gris azulado.

Entre todos destacan los Umbriazos, una afilada crestería que aparece a la izquierda, al volver un recodo del camino

Cuando llevamos unas dos horas de ruta, llegamos a una explanada, una verde pradera en la que crecen numerosos majuelos, y en donde el Cabrillas se une al Tajo en un lugar imposible de ver, como si quisiera esconderse, vergonzoso, en un espeso carrizal.

Aquí la pista desaparece. Atravesamos la explanada y subimos por un sendero que serpentea entre pedruscos y maleza. Al poco encontramos grandes rocas en lo más alto del sendero, desde donde podemos avistar el río y los cortados que lo encajonan.

Puente del Tío Lucas o de Peñalén

 

 

Giramos a la derecha y comenzamos a bajar hacia el escondido puente. Es una construcción de tres ojos, mayor el central, arrancando de sólidas masas rocosas, sobre un ancho Tajo transparente, tranquilo, espléndido… donde la vegetación acompaña en todo momento. En él se ha inscrito la fecha de su creación, 1943, y el nombre del autor, a quien se le conoce como "el Tío Lucas".

Cruzamos el puente, después de haber contemplado el discurrir de las aguas y por un nuevo camino bordeamos el Tajo un trecho. Esta zona está más visitada y con frecuencia vemos caminillos abiertos por el paso de los pescadores que nos conducen al río.

 

Río Tajo

 

Una pista sube decididamente a buscar otra más amplia, la que une Poveda y el Puente de San Pedro, por donde discurre la ruta que nos lleva a la Peña Horadada. Pero nosotros dejaremos esa ruta para otro día. Hoy nos recreamos en este tranquilo lugar.

La vista del puente desde este punto es encantadora, el río es ancho, profundo, verde, cristalino... El contraste de un lado del puente a otro es enorme. En uno todo roca y piedra, en otro todo paz, frescor, fronda de arbustos y el río cubierto de vegetación.

No apetece moverse de allí pero hay que regresar. Retrocedemos por donde vinimos y volvemos a disfrutar de tan precioso camino, deseando que nunca cambie.

Esquema y comentario de ruta

La ruta comienza en el puente que salva las aguas del Cabrillas en la carretera que une Poveda de la Sierra y Taravilla.

Seguiremos la pista que sigue por la orilla derecha del río hacía la desembocadura en el Tajo.

Al cabo de una media hora, atravesamos una pradera y encontramos un pequeño puente de madera que nos cruza a la orilla izquierda del río, la que no dejaremos en todo el trayecto.

Llegados a la zona donde se une al Tajo, lo que ocurre en una explanada rodeada de majuelos, buscamos a la izquierda un sendero ascendente en el que encontramos las marcas rojas y blancas de las rutas de gran recorrido. Subiremos por él, esta vez por piedras y grandes rocas, hasta divisar el puente, para continuar bajando hasta la misma base de este. Lo cruzaremos para poder contemplar desde arriba el precioso panorama del Tajo, y continuar algo más adelante e introducirnos por los caminillos que utilizan los pescadores y así contemplar el puente desde una preciosa perspectiva.

El regreso se hace por la misma ruta.

NOTA---- El esquema es solo orientativo. No es a escala, ni guarda el trazado de la pista.

El plano a escala se puede encontrar en la hoja 514.III cuadrículas 506-580, y 514.IV, cuadrículas 505-586 escala 1:25.000 del Instituto Geográfico Nacional.


 

M.R.B.M.

OCTUBRE 2.002