Torca del Agua

Lagunas de los Oteros

(Torcas del agua)

En las proximidades de Cañada del Hoyo, cercanas a las Torcas de los Palancares, encontramos otras torcas, a las que también se conoce como Tocas del Agua o Lagunas de los Oteros.

Se formaron, igual que las de los Palancares, como resultado de la erosión que las aguas carbónicas producen en el terreno calcáreo.

 

 

Según una descripción del libro "Guía de Castilla-La Mancha", estas formaciones entran en el grupo de dolinas: "...las dolinas son depresiones de contorno circular o poligonal, y tamaño variado... creadas también por disolución, a favor de las discontinuidades y fisuras de las rocas en sus puntos de convergencia.

 

Laguna de El Tejo

 

El ensanchamiento de las fisuras, la remodelación de los bordes y ciertos hundimientos parciales hacen el resto. Cuando los bordes de las formas son muy abruptos se les denominan torcas (así la agrupación de la muela de los Palancares), cuando sus bordes son más suaves o sin escarpes, se denominan hoyas, y cuando sus fondos están anegados, lagunas (como las existentes a 3 km. al noroeste de Cañada del Hoyo)

Una particularidad de estas lagunas es su cambiante color según la época del año.

No ocurre en todas. En la que este fenómeno parece ser más relevante es en la primera que encontramos, la de El Tejo.

Este cambio es debido a un proceso vital de los microorganismos acuáticos que habitan en su fondo. Las aguas carbónicas realizan un fenómeno de precipitación, pasando de ser unas aguas de extrema transparencia en invierno a un blanco lechoso en verano.

 

El azul llega a ser muy intenso

 

Las tres primeras se pueden ver libremente.

En este momento, nos llaman la atención unas lanchas neumáticas que, según nos cuentas, están siendo utilizadas por biólogos que estudian la composición y disposición de las capas de agua en estas lagunas.

Parece ser que existen hasta tres capas diferenciadas de aguas de distinta composición.

No muy lejos de allí, encontramos otras cuatro, esta vez situadas en una finca particular.

De ellas debo destacar la segunda en la visita, la Cardenillas, por su precioso color azulado en el que se reflejan los pinos circundantes.

 

Laguna Cardenillas

Estas lagunas se incluyen en una visita generalmente guiada, en la que explican temas referentes no solo a las torcas sino también a la flora que las rodea.

la laguna de La Tortuga ha perdido la pureza de sus aguas al encontrar filtraciones del río Guadazaón, cercano a ellas y artífice de la depresión en la que se encuentran.

Sus aguas han cambiado el azul indicador de aguas puras, por el verde producido por la vegetación que crece en ellas.

Como anécdota nos comentan que la calidad de las aguas en las lagunas que no han sido alteradas por filtraciones, puede se comparada a la del Balneario de Solán de Cabras. ¡Si ellos lo dicen...!

Laguna de la Tortuga

 

Continuamos nuestro paseo, y a lo lejos, al fondo de una verde explanada aparece la llamada Laguna Llana.

Sus bordes no son escarpados, las aguas, a diferencia de las anteriores, llegan al nivel de las tierras que la rodean. Su color también es de un azul intenso y cristalino, y la quietud de sus aguas nos atrae con fuerza.

 

 

 

Laguna Llana

 

Existen otros tipos de torcas de agua, los torcazos, en los que las aguas no son manantiales sino procedentes de la lluvia.

La diferencia es fácilmente apreciable. Mientras que en las primeras el agua es pura, en estas es agua estancada, con el color turbio, en mal estado en el momento de nuestra visita, y llenas de vegetación acuática.

El entorno es el típico de estas zonas, pinos, sabinas, etc. y el suelo sembrado de aulagas, romeros y multitud de flores, lo que en primavera hace que sea un lugar muy agradable.

 

 

Mayo, 2.003

M.R.B.M.