Arbeteta

Arbeteta

Arbeteta es un municipio de la provincia de Guadalajara que ostenta la titularidad de villa, situada en los límites del Alto Tajo.

El número de habitantes varía según a quién le preguntamos, lo cierto es que oscila entre los 50 o 100, dependiendo de la fecha en que se hizo el censo y la actualidad real.

Se sitúa en la sierra de la Umbría, y está adornada de casas con portalones de piedra, lo que le da un aspecto de pueblo serrano.

Sus calles tortuosas suben al cerro donde se ubica, y junto a ellas , como vigilándolas, la figura desafiante de un castillo robusto, de los que llaman roqueros, es decir, que no se sabe donde empieza el castillo y acaba la roca, tan integrado está en ella.

El castillo

 

En él no veremos saeteras, su defensa se realizaba arrojando fuego por sus troneras. Un tanto singular este castillo.

A su pie corre la rambla del Alcorón, una de las muchas que corren por los alrededores de Arbeteta.

La naturaleza del terreno en el que se encuentra, ha dado lugar a formaciones curiosas, como podemos ver en la ruta senderista que dedicamos a estas ramblas.

 

Torre de la iglesia

 

Pero lo más simpático de este pueblo es su iglesia.

Es del siglo XVIII, con una torre barroca sobre la que han colocado un gracioso soldado de madera, forrado de planchas de latón, que brillan al sol, al que llaman Mambrú, un personaje que ondea un banderín y se mueve al viento, atrayendo las miradas de quienes pasamos por la carretera. No puedes evitar sonreír al verlo, y sientes que algo te atrae hacia él.

Mambrú

La última vez que visité este simpático pueblo, fue un día frío de de finales de diciembre. Las temperaturas habían bajado de cero en bastantes grados, al menos cinco o seis, lo que le hacía muy desapacible.

El cielo gris plomizo, el viento cortante, y la fuente de la plaza de Arbeteta completamente helada, como testimonio de lo que ocurría en el ambiente.

Nadie en las calles, total soledad. Muy distinto de aquel otro día en que visitamos las ramblas y que un grupo de vecinos, con los que hablamos al salir, estaban (supongo) esperando vernos volver, incrédulos, dudosos de que pidiéramos haber caminado por "tan malos pasos"

No han sido muchas las veces que he visitado Arbeteta, aunque si he pasado mucho junto a ella. Sé que la llamada Peña la Puerta es uno de los lugares más bonitos de su entorno, así como los llamados "Pesebres", curiosas oquedades abiertas en las rocas del desfiladero. Estos últimos los visité hace muchos años, y la anterior no he tenido aún la oportunidad de verla. Espero hacerlo, y para entonces rectificaré esta información y os hablare de ambos.

M.R.B.M.