Cobeta

Iglesia parroquial de Cobeta

 

 

En la carretera que se dirige a Molina de Aragón desde Madrid o Guadalajara, llegamos a Mazarete, lugar donde un desvío nos lleva por un bonito pinar hasta Cobeta.

 

Se trata de un pueblecito de color rojizo, casi todas sus casas conservan este color, y entre ellas encontramos antiguas casonas con escudos.

 

 

 

Su iglesia parroquial , en muy buen estado, se rodea de casas de color rosado como ella y guarda en su interior un órgano del siglo XVIII así como una pila bautismal románica con inscripciones en latín.

Fuente

 

 

Junto a la iglesia, una curiosa fuente, al igual de color rojizo y todo en calles pavimentadas de estos ladrillos rojos que dan un color especial al pueblo.

 

 

Cerca de él encontramos dos ermitas, una más discreta, se dibuja en medio de campos de labor, la de San Antonio, en la pista que se dirige por al arroyo del Valle. Esta pista, enlaza con el barranco del río Ablanquejo, al que podemos acceder desde este punto o desde La Loma, y que como tantos otros en este territorio, se caráceteriza por sus hoces, pero en este caso muy distintas de las del río Arandilla.

Ermita de San Antonio

 

 

La otra, más importante, la encontramos en el Barranco de Montesinos formado por el río Arandilla. En él se encuentra la ermita de la Virgen de Montesinos, y sobre ella existe una leyenda que nos habla de una pastora herida, a la que e la Virgen curó en presencia de un salteador de caminos. Se trataba del moro Montesinos, que se convirtió al catolicismo y se hizo ermitaño en este lugar, dando nombre a la ermita y al barranco.

 

 

 

Torre militar

 

Otro punto que llama la atención, es la torre militar con ventanales de estilo gótico. Corona uno de los cerros entre los que se sitúa el pueblo, y como no, es de piedra roja.

 

 

M.R.B.M.