www.andaduras.com

 

 

 

FOTOS DEL LUGAR DONDE SE HA PRODUCIDO EL INCENDIO. TOMADAS EN EL AÑO 2.004

Todos los que conocéis esta página sabéis mi gran cariño por el Alto Tajo. Son muchos los motivos que tengo para ello, pero sobre todo me cala muy hondo su virginidad, lo salvaje de la mayor parte de los lugares que he visitado, en los que no suelo encontrar a nadie. Son lugares que antaño dieron vida, principalmente con la ganadería y ahora se ven solitarios, a veces algún aldeano o pastor nos ha contado cómo se ha reducido el número de habitantes, cómo los recursos van mermando, la personas se vuelven ancianas y abandonan lo poco que quedaba de vida, las tiendas en donde se podía encontrar de todo se han cerrado como consecuencia de la avanzada edad de sus dueños y el poco rendimiento. Concretamente en Ablanque, en un momento inolvidable, junto al puente romano, lugar idílico, rodeados de un rebaño de ovejas, el pastor nos hacía estos comentarios.

El pueblo de Ribas de Saelices es pequeño, encantador, con su torre presidiendo el cerro según nos acercamos. No lejos de él está la Cueva de los Casares, junto a un pequeño embalse, justo el punto donde se inició la catástrofe. Este embalse se surte de las aguas del río Linares, no es un río profundo, pero sus aguas transparentes nos acompañaron la mayor parte de la ruta.

Hasta llegar al lugar donde se encuentran los Puntales de los Milagros, es una pista rodeada de pinares entre los que emergen las rocas rojizas de arenisca. Rebasada la explanada desde donde se divisan los puntales, el río se introduce en una garganta en la que hay construcciones ganaderas, algunas en desuso. Es un camino pizarroso, más árido que el anterior y que nos lleva hasta otro valle, de nuevo cargado de arboleda, y por el que llegamos a Santa María del Espino. Cerca de este pueblo encontramos la Cueva de la Hoz, muy conocida en los ámbitos espeleólgos.

Todos los alrededores de esta ruta son preciosos. Pinares la mayor parte, se mezclan con quejigos y robles, más escasos. En el sotobosque crece la jara y el tomillo en abundancia. En el tramo más árido del Linares, el suelo está sembrado de tomillo que impregna el aire de su aroma a nuestro paso. La menta de río crece en su cauce y a poco que movamos el agua nos deleita con su olor refrescante.

La carretera que une Ribas con Ciruelos es un pinar que en otoño mezcla el color verde con el ocre de los quejigos y los robles, y se alfombra de brezo rosa.

¿Que quedará de todo esto? Creo que debí decir: crecía la jara y el tomillo, impregnaba el aire de su aroma, nos deleitaba con su olor refrescante y se alfombraba de brezo rosa...

Ahora... lo hemos perdido. Perdemos tantas cosas en la vida... Pero esto podía haberse evitado. No más fuegos en los montes. No más barbacoas. No matemos nuestra propia vida.

Os propongo contemplar algunas imágenes de esta zona. Podéis ver la ruta que describí en su momento en http://www.andaduras.com/at_milagros.htm

Charo Bustamante

Paneles informativos en las inmediaciones de la cueva
El lugar donde se originó el incendio. En el cerro la torre y la cueva.
La Cueva de los Casares
Comienzo de la pista desde la Cueva de los Casares, junto al foco del incendio
A partir de esta foto, son imágenes de los puntales y sus alrededores. Al fondo de esta se ve el pequeño embalse junto a la cueva y los fogones del area de recreo donde comenzo la catástrofe.
Comienzan a verse los Puntales de los Milagros entre los pinos
Zona de la hoz del río Linares. Más árida, pero llena de fósiles de gran valor geólogico
Ablanque y sus alrededores
Riba de Saelices

¿Ha quedado algo de esto? Desgraciadamente creo que tardaré mucho en poder comprobarlo. Los más cercanos a mí conoceéis el motivo.

QUE NO VUELVA A OCURRIR.

18-julio-2.005