Marcha homenaje a Pedro Hurtado y Manuel Ortega.

Un recuerdo para Pedro y Manuel

 

La ruta de hoy es un tanto especial. Todos los que leéis estas líneas conocéis la transcendencia de este mundo moderno de la web. A través de ellas se forman amistades que, a pesar de no conocerse físicamente, van calando hondo y metiéndose en nuestras vidas. Aparece el cariño sincero de las amistades sinceras. Ese fue mi caso cuando tropecé con esa preciosa página www.trotamontes.org

 

 

Carlos y el rincón de Trotamontes

El webmaster, Carlos Matesanz, es una persona entrañable, sensible, con la que me ha unido una amistad internauta que espero dure mucho tiempo. A través de él, otro Trotamontes, Julio, también fue colándose en mi vida con sus relatos y fotos.

Fui conociendo algo de ellos, igual que ellos de mí, a través de estas páginas y nuestros correos en los que las montañas y las fotos eran nuestro objetivo.

En nuestras misivas, hubo algunas tristes, en ellas nos comunicamos la pérdida de tres seres queridos. Dos Trotamontes, Pedro y Manuel. El primero nos dejó el día 2 de septiembre de 2.002, el segundo el 14 de mayo de 2.005. Por mi parte, perdí a la persona que más quería, mi marido, el día 20 de marzo de 2.005.

Esto hechos nos unieron más aún. Nunca había tenido la oportunidad de salir con ellos por razones laborales.

 

 

Valle de Cercedilla

 

El pasado día 29 de octubre se cumplió el deseo de conocernos en la marcha homenaje que todos los años realizan en recuerdo de Pedro, y este año desgraciadamente, también en recuerdo de Manuel.

Pusimos a este último una placa junto a la anterior y les llevamos en nuestra memoria.

En mi caso particular, mi recuerdo fue más intenso para Mariano, mi marido.

 

 

Salto en el arroyo Navazuelas (Ducha de los Alemanes)

 

Con ellos en nuestro pensamiento, comenzamos a caminar en el Puente del Descalzo una mañana oscura, donde el cielo encapotado nos cubría como si de algún modo ellos vinieran a abrazarnos.

El día anterior llovió hasta la saciedad. Después de la tremenda sequía que padecemos, estas lluvias son tremendamente bienvenidas.

Mientras preparábamos nuestra marcha homenaje, todos los que nos rodean opinaban que estábamos locos, que no hacía tiempo para salir a la sierra.

Nuestro deseo era tan firme que no escuchamos a nadie y allí estábamos, subiendo a buscar el "rincón de Trotamontes, esa parcela de Guadarrama donde el recuerdo vaga entre las rocas, se asoma al valle y nos contempla cada vez que caminamos por nuestras amadas montañas.

Otro salto

 

 

Llegados al punto de nuestro objetivo, Carlos me condujo al rincón donde casi escondida se encuentra la piedra de Pedro. Fue un momento especial. El resto nos precedía, pero esos instantes de soledad, en que ambos miramos la placa, las palabras de Carlos "este es nuestro rincón" me calaron hondo.

Miré a mi alrededor y comprendí con cuanto cariño había sido buscado el lugar. Moles de granito que buscan el cielo. Frente a ellas los robles con su precioso color de otoño, y el valle, que por un instante se iluminó de sol. Sentí escalofrío.

 

No hubo ningún comentario y llegaron los demás. Se rompió la magia del momento en el que pude sentir la presencia de los tres en mi corazón. Y comenzó la tarea.

Sacaron la piedra de granito que uno de ellos había porteado, se preparó el cemento, se colocó meticulosamente junto a la de Pedro y todos las miramos muy serios cuando la tarea estuvo terminada. Carlos, con el rostro severo, se dirigió a todos nosotros y tuvo un recuerdo cariñoso para ellos.

Volvimos nuestros pasos atrás para seguir la ruta.

 

El tejo junto a un precioso salto

 

Estamos lejos del rincón de Trotamontes. El cauce del arroyo de Navazuelas es un precioso lugar donde crecen los tejos, y un buen entorno para descansar y reponer fuerzas.

El arroyo, como la mayoría de los arroyos serranos, es estrecho y juguetón. Los redondeados granitos de Guadarrama comparten su juego y se humedecen con sus aguas.

El musgo cubre la piedra y las hojas pardas de los helechos dan luz a los oscuros pinos. Esta zona es la que se conoce como La Ducha de los Alemanes.

Junto al chorro de una cascada que se precipita ruidosa, un tejo extiende sus ramas. El tejo es un árbol ancestral. Creo que su origen se encuentra en la era terciaria, (eso lo dejo para que lo afirmen los expertos) Su color es mucho más oscuro que el resto. Destaca entre todos, casi siempre aislado, quizás por eso tenga ese color tan especial, como si quisiera llamar la atención en medio de los demás. Incluso en Palencia, en Tosande, donde el bosque de tejos es famoso por su extensión y antigüedad, se mezclan con las hayas haciéndose ver por su porte especial. En este caso se trata de un ejemplar joven, según deduzco de su tamaño y color, aunque todo esto es muy relativo si pensamos en su crecimiento lento.

En la pradera

 

De nuevo en marcha, bajamos junto al arroyo a buscar una pradera.

El sendero nos lleva junto a cascadas preciosas. Encontramos tejos y acebos entre pinos mientras que los helechos cubren el suelo.

Llegados a la pradera, el grupo se reúne preparados para la foto que confirme su presencia, mientras los fotógrafos se agazapan en las piedras preparando el disparo remoto. Es un momento simpático. Están muy graciosos, detrás de las piedras, todos juntitos... mirando al frente, calculando, y riendo...

Preparando la foto

Termina la foto de rigor y continuamos por el arroyo hasta el punto en que el arroyo forma otra preciosa cascada, la del Tirón de la Raiz. En ella el agua se divide y salta en dos cuerpos. Es blanca, como la nieve que supongo no tardará mucho en acompañarla.

Nos detenemos un buen rato. La visión es tan hermosa que nos quedaríamos aquí sin percibir el paso del tiempo. Pero no es posible.

Reanudamos la ruta y atravesamos el bosque hasta el puente en donde encontramos la pista que nos llevará a la calzada romana y por ella al lugar donde comenzamos esta mañana.

Cascada del Tirón de la Raiz

 

Llega la despedida, la promesa de volver a vernos, de volver a compartir ruta, y la agradable sensación de haber conocido en persona a los que ya eran amigos y haber encontrado otros nuevos.

Gracias a Trotamontes por ser como son.

 

M.R.B.M.

VER MAS FOTOS DE LA EXCURSIÓN

 

 

Octubre 2.005