www.andaduras.com
La Montaña Palentina

LA MONTAÑA PALENTINA es un arco montañoso que cierra la provincia por el norte, y la une a León y Cantabria . Debido a esta situación, la mayor parte de sus picos forman parte de otras provincias, que, probáblemente resten nombre a ella. Estoy pensando en Cantabria, en donde Los Picos de Europa acaparan por sí mismos la mayor antención de los aficionados a las montañas.

De entre todas las altitudes destacables en este arco, solo Curavacas es en su totalidad Palentino. Pero no por ello debemos desmerecer a tantos otros que alcanzan altitudes superiores a los 2.000 metros, y quedan a la sombra de estos tan conocidos, como pueden ser Espigüete, Peña Prieta o Peña labra.

 

Subida al Pozo de Las Lomas
Fuente del Cobre (Nacimiento del Pisuerga)

Muy cera de Peña Prieta, Las Agujas de Carreño, de el Alto del Ves o el Alto de Fuente Carrionas son buena muestra de ello. Este último es quien da nombre al Parque Natural de Fuentes Carrionas y Fuente Cobre.

El Parque Natural de la Montaña Palentina se creó en el año 2.000, habiendo sido antes Reserva Nacional de Caza.

Igual que ocurre con el Alto Tajo o la Serranía de Cuenca, son zonas que viven algo a la sombra de otros con más fama.

En el caso de Palencia, he de aclarar que sus cimas llegan a ser alta montaña, oscilando entre los 2.000 y 2.500 metros, lo que la sitúa en un escalón muy alto, sin dejar atrás su belleza.

Como ocurre con Guadalajara, es camino de paso a otros puntos, sin que nos fijemos en la multitud de atractivos que tiene. Pensamos en ella como parte de la meseta, llana, seca, cerealista, sin ver que más allá de esto, también tiene parajes insólitos, y arte románico admirable que se ve reflejado no solo en las grandes ciudades sino también en las aldeas que se salpican por sus montañas.

Quisiera desde estas líneas reinvindicar para ella una mayor atención, e invitaros a descubrirla.

En mi caso, poco he podido visitarla, solo unos días de paso, pero han sido suficientes para que desee volver a ella y poder camninar por sus montañas.