- MACHU PICCHU -

Debería comenzar situando a esta maravilla en su punto geográfico, como está mandado... Así, comencemos como en el colegio. Forma parte de la cadena montañosa más grande del Mundo, Los Andes, en Sudamérica...

Ciudadela de Machu Picchu

Lugar mítico, embrujado, magnifico. En ella encontramos todo, lagos, selvas, glaciares, vegetación y aridez, y sobre todo misterio...Se extiende como una columna vertebral por toda la costa pacifica del continente sudamericano, desde el Cabo de Hornos hasta Las Antillas, más arriba de Venezuela. En sus 7.500 kilómetros de longitud, se reparten sus montañas Argentina, Chile, Perú, Bolivia, Ecuador, Colombia...

En un rinconcito de este inmenso territorio, se levanta el Machu Picchu, en la zona donde la selva comienza a romper la aridez, junto a la población de Aguas Calientes, ¿o mejor debería decir que Aguas Calientes se levanta junto al Machu Picchu?

Aguas Calientes

Al Machu Picchu se llega, partiendo de Cuzco la capital del imperio Inca, por tres medios, en tren, helicóptero o a pie por el Camino del Inca. Este último es el que a mi me habría gustado tomar. Cuatro días caminando por las montañas de la falda de los Andes. Atravesar el Valle Sagrado, encontrar restos arqueológicos, lagunas, bosques... y de fondo, los nevados Andes. Pero no es posible. Por lo tanto, tengo que conformarme con ir en el tren que atraviesa el Valle Sagrado, y que nos lleva a Aguas Calientes.

Una calle de Aguas Calientes.

Aguas Calientes es un amontonamiento de casas hechas (o eso parecen) para atender a los turistas que vamos a la ciudadela. Calles empinadas, atravesadas por arroyos o riachuelos que se despeñan desde las cumbres de las montañas. Su nombre se debe a un manantial que hoy en día es un balneario.

El primer contacto con esta ciudad fue muy corto. Hay que tomar el autobús que nos sube al Machu Picchu. Rápido, el tiempo corre. (No me gusta este tipo de excursiones en donde todo es correr...)

En Aguas Calientes

La carretera es una soga retorcida, entre un bosque de no sé que árboles. Es tanta la emoción de subir, que ni siquiera miro a mi alrededor. Y por fin arriba. Primero atravesar las instalaciones hoteleras, el control de visitantes, hacer cola para enseñar los pases, los sellos, los formalismos... y al fin, un camino asfaltado nos lleva a la puerta de entrada... la moderna, esta no es la puerta por donde entraban los Incas...

¡¡¡Ya estamos en el Machu Picchu !!!

Andenería. Al fondo las casas que sirvieron de almacén y por donde se accede a la ciudad.

En la imagen, observaréis unas casitas. De ellas parte un camino (visible en la foto) por el que entramos en la ciudad propiamente dicha, tras pasar por la Andenería. Este lugar es muy típico en la cultura incaica. Estos andenes, o gradas, se utilizaban para sembrar. Ocupan los lugares más resguardados de las montañas, allí donde se forma una especie de microclima, donde el sol calienta, sopla el viento con menos fuerza, y los cultivos crecen con más facilidad. hemos de pensar que el Machu Picchu está a una altura de unos 2.350 metros snm.

La forma de adaptar las semillas es muy simple y a la vez ingeniosa. Traídas de lugares diferentes, muchas de ellas recogidas como tributos o presentes ofrecidos por otros pueblos sometidos, siempre las de mejor calidad, se sembraban en los andenes más inferiores. Poco a poco se iban subiendo, consiguiendo así una adaptación al medio.

En el collado se intuye la Puerta del Sol y de ella sale el camino inca de ingreso en la ciudad

Al fondo de la imagen, en el collado, se adivina la Puerta del Sol. Si perdonáis la mala calidad de la imagen, podréis haceros una idea del lugar. Por esta puerta se accedía a la ciudad. Es el punto final del Camino del Inca. Forma parte de otra de las muchas ruinas que se encuentran a lo largo del camino. Lo más importante de esta puerta es que por ella, el día 21 de junio, solsticio de invierno, el sol penetra iluminando la ciudad. Todo un espectáculo para quien pueda verlo. Y esto nos lleva a la vida de este pueblo. Todo lo que sabemos de ellos gira en torno a la naturaleza. Su dios supremo, Inti, el Sol, no deja de lado a la Luna. No es solo en la cultura inca donde encontramos esta creencia. De ahí que en todas sus representaciones encontremos la dualidad oro y plata, simbolismo de los dos astros.

Templo del Sol

Uno de los edificios emblemáticos de Machu Picchu, es el templo del Sol. Bajo el se encontró la tumba de una mujer. Son muchas las conjeturas sobre Machu Picchu. Realmente, todo lo que se nos dice, o casi, está basado en estudios arqueológicos, salvo los adornos y las fantasía que hacen del lugar algo mágico. Pensemos seriamente, y quedémonos con lo real. Y lo real es que nada hay escrito. Por tanto los nombres dados a estos lugares, son modernos, no es seguro que los Incas los llamaran así realmente. Se les han puesto estos nombres basándose en semejanzas con otros restos arqueológicos de los cuales si existen datos fiables, referencias escritas.

Puerta de acceso a la parte alta del Templo del sol. Sobre el dintel, un anillo de piedra servía para colgar la puerta, que a su vez se sujetaba abajo con estacas aseguradas en esos dos huecos a ambos lados.

Este templo de forma redondeada es especial. En la arquitectura inca, no son muy habituales las edificaciones circulares. Esta es una de las pocas que hay. Llegamos a la parte alta por un casi laberinto, probablemente un juego de nuestro guía... y tras atravesar una magnifica puerta, entramos en el recinto en donde una piedra servia de altar ritual. En ella se celebraban sacrificios de animales, en cuyos corazones y vísceras, los sacerdotes veían signos para predecir el futuro. Igualmente se celebraban ceremonias en las que se cree que el Inca bebía la chicha junto con su padre el Sol. Por algo en este templo, el sol entra por una de las ventanas en el solsticio de invierno.

Debido a la visita guiada, y no muy sobrada de tiempo, no puedo pasar en este lugar tanto tiempo como habría deseado. Se respira misterio. Me habría gustado estar en soledad, respirar este aire en silencio, sentir junto a mi los espíritus de los incas de hace siglos...

El templo del Sol en primer plano. Al fondo el valle del Urubamba.

Desde este punto, y desde otros muchos en Machu Picchu, la majestuosidad del entorno se pone de manifiesto.

La ubicación de la ciudad no ha sido sin pensarlo... Unas montañas al fondo del valle del río Urubamba, el gran río que atraviesa el Valle Sagrado, y que recibe varios nombres en su recorrido, entre ellos el Vilcanota, son como puerta de entrada a la Selva, punto final de la parte más accesible. Todo el valle, desde Cusco, con el río Vilcanota como eje, está salpicado de asentamientos, tanto urbanos como agrícolas.

Cerro Putucusi. Alrededores de la ciudad sagrada.

La ciudad se edificó en medio de las cumbres de Machu Picchu y Wayna Picchu (o Machupicchu y Waynapicchu o Huayna Picchu, todo es correcto) Ambas forman un eje, y en el collado que las separa se encuentra la ciudad. Desde ella se contemplan las altas cumbres de los Andes. Alrededor, el Urubamba que, como serpiente sagrada, rodea el conjunto.-

De nuevo recordamos las creencias incas, la dualidad está en todo, al mismo tiempo que la unidad, aislada y solitaria, es considerada como algo sagrado. Por otra parte, su bandera, sus colores, son los del arco iris, pero colocados de tal manera que en su unión llegan a formar el blanco. Un tanto complicado...

Observar bien esta imagen

En esta imagen, encontramos la magia del Machu Picchu. La montaña más alta, la que todos (o casi todos) diríamos que es el Machu Picchu, realmente es el Wayna Picchu. Nos cuentan que su forma recuerda un puma agazapado, en posición de ataque o defensa. Un animal sagrado de la mitología inca. En ella se puede observar la cabeza, los ojos, la boca... y arriba, casi en la cumbre, se han construido terrazas que a lo lejos parecen los pelos erizados.

Zona en donde se supone se forma la cabeza del puma. Observad los ojos y la boca.
El Wayna Picchiu. Supuestamente tiene la forma de un cóndor.

Si nos guiamos por estas fotos, muy malas, pero que nos llevan al detalle, veremos en conjunto los dos animales que se forman en las montañas.

Mejor visión a lo lejos.

La parte baja, la que nos dicen que forma el cóndor, es la llamada Wayna Picchiu, Picch i u, no Picchu. ¿Cual es la diferencia? Pues en quechua, Wayna Picchu significa montaña joven, Machu Picchu, montaña vieja y Wayna Picchiu, ave joven, esa es la diferencia. El ave joven, picchiu, es el cóndor. De hecho, junto a lo que sería la cabeza, se han hecho unas andenerías para semejar, a lo lejos, el plumaje blanco que rodea la cabeza del cóndor.

El Wayna Picchu, o puma. Visto desde el comienzo de la visita. Los salientes rocosos bajo la cabeza serían las patas delanteras. El cuerpo agazapado, lo sitúan en la parte posterior, y al fondo, por donde la montaña baja hacia el valle, encontraríamos las patas traseras y la cola.

 

Colina donde se encuentra el Intihuatana

Bajo una de las alas de este supuesto cóndor, se ubica el edificio más emblemático del Machu Picchu, el observatorio astronómico, el Intihuatana. Trás subir por unas empinadas escaleras, se domina el paisaje que rodea la ciudad, y en él, la piedra central atrae todas las miradas.

Piedra que indica los cuatro puntos cardinales

En el centro de la parte más alta del Intihuatana, (en quechua "donde se amarra el sol") encontramos una piedra cuadrangular. Sus ángulos señalan los cuatro puntos cardinales. En uno de ellos, un saliente marca los solsticios, dependiendo de la sombra proyectada sobre él, y en una de sus esquinas, podemos apreciar una temperatura más alta que en el resto, sin ni siquiera poner la mano sobre ella. Probablemente se deba a una orientación al centro magnético de la tierra. ¿Cuanto hay de verdad en todo esto? Yo solo os cuento lo que me han contado...

Pero aún queda mucho más.

Hanan, o parte alta de la ciudad.

En la ciudad existen dos partes muy bien diferenciadas. La alta, o Hanan, donde se encuentran los edificios nobles, y la baja o Hurin, donde se cree que vivía el pueblo y se encuentran los edificios dedicados a los trabajos de mantenimiento de la ciudad.

En la parte más alta se sitúan los edificios más emblemáticos, por supuesto el Intihuatana, pero también el Palacio de las Tres Ventanas, el Templo Mayor, la Sacristía, la Plaza Sagrada, que separa el Hanan del Hurín...

Hablemos de ellos un poquito.

Plaza sagrada

Bajo la supuesta cabeza del cóndor,vemos unas casas en la parte del Hurin. Se cree que sirvieron como almacén. Alrededor, una serie de andenes, rellanos, salientes y entrantes, parecen puestos al azar. No es así. De nuevo otro animal sagrado nos sale al encuentro. El lagarto. En esta imagen contemplamos lo que dicen que es la cabeza. Ese macizo verdoso, las rocas sin trabajar, es amalgama casi olvidada del arquitecto, está así para formar el ojo. Los salientes y entrantes alrededor de las terrazas forman, en una mirada lejana, lo que serían los dientes.

La magnifica explanada que lo rodea es la Plaza Sagrada. En la foto siguiente se aprecian mejor los tres animales en su conjunto. Intentad aislar los tres grupos. Veréis el cóndor, el puma y por supuesto, el largarto. Bajo el supuesto cóndor, la cabeza del lagarto, la explanada da forma al cuerpo, incluso se aprecian las patas. Al final, terminando en la ladera de la montaña, la cola. Nada en Machu Picchu está hecho al azar...

De nuevo observad esta imagen. En ella se ve claramente diferenciadas las zonas habitadas por la nobleza y las del pueblo, el Hanan y el Hurín. En la siguiente el promontorio donde se alza el Intihuatana. A sus pies el Templo Principal.

El Intihuatama

La colina del Intihuatana es un promontorio que se asoma al precipicio. Lástima que nuestra visita fuera corta. Desde la Puerta del Sol, final del Camino del Inca, la imagen debe ser una maravilla. Este promontorio, de nuevo formaría parte de otro puma, cuyo cuerpo, cola y patas lo forman los edificios del Hanan.

Después de todo este repertorio de ideas, más o menos verosímiles, no entro ni salgo... os cuento, como os digo antes, lo que me han contado... os invito a ver algunas imágenes generales. Son muchas las creencias que existen en cada rincón de este lugar mágico. Procuraré daros una idea de lo que recuerdo.

Uno de los canales

Un sistema de canales y fuentes atraviesa la ciudad. Se cree que no solo era para llevar el agua a los distintos puntos. La existencia de fuentes, con pilones bien pulimentados, les da la idea de ritual. Se cree que a veces, el baño en ellas formaba parte de celebraciones sagradas. De hecho existen baños en los que se cree que los visitantes se purificaban.

Una fuente

La ciudad está diseñada en una forma laberíntica, y a la vez ordenada y armoniosa. Las casas, suelen ser de paredes trapezoidales. En ellas encontramos salientes en la parte alta, que servían para sujetar los aleros de los tejados, que a su vez se construían con paja sobre armazones de madera.

No forman realmente calles, aunque lo parezcan. Los pasos por donde se acceden a ellas suelen estar en desnivel, para facilitar el desagüe de la lluvia, aquí muy frecuente.

Aunque por cualquier punto encontramos escaleras, las más significativas son las que suben desde la Plaza Sagrada. En ella se distinguen dos tipos bien diferenciados. La de la derecha, con escalones más altos y menos perfectos, para los obreros que subían cargados a las espaldas, con lo que el peldaño más alto le ayudaba a dar impulso. La de la izquierda, con escalones mejor trabajados, más bajos, para la nobleza.

Zona Hurin. Al sondo el Putucusi. y Los Andes. en esta imagen se aprecia la construcción de las casas.
De nuevo el Hurín. Zona que forma la cabeza (ojo) del lagarto
Una puerta en la subida a la Casa del Guardián. La talla de las piedras es finísima.

La Casa del Guardián se encuentra en la parte más alta de la ciudadela. Se cree que era el puesto de vigilancia, dado a que desde ella se domina todo el entorno, tanto la ciudad como los accesos a ella.

Casa del Guardián. Sobre la andenería principal. A ella se llega por el Camino del Inca, y es la entrada original a la ciudadela.

Como comentario generalizado de lo que fue Machupicchu, os diré que se cree que dependía de Cusco. Eso es lógica pura, Cusco era la capital del imperio inca. Pero lo que llama la atención de Machu Picchu es que por sus dimensiones y su estructura, parece ser que se trataba de un lugar en donde moraba el Inca o cualquier otro personaje de rango suficientemente elevado como para tener un Acllawasi. ¿Que es esto? Un lugar en donde vivían las "Mujeres Escogidas" Una especie de monasterio. Es muy normal encontrar aqllawasis en todo perú, incluso en culturas anteriores a los incas. Estas mujeres no eran ni mucho menos un harem. Eran también llamadas Vírgenes del Sol, pues estaban consagradas a este dios. Se dedicaban a multitud de labores, preparaban las ceremonias al Dios Sol, preparaban la chicha, bebida sacada del maíz, así como guardar el Fuego Sagrado. Se disidían en dos grupos, las esposas del sol, y las esposas del Inca. Pero contradictoriamente, guardaban su virginidad, ningún hombre podía verlas, ni siquiera el Inca. Solo una, la "qoya" esposa principal del Inca, podía ser vista por este.

El Templo Mayor, en el grupo del Intihuatana

Como os decía antes, existen datos escritos de los aqllawasis en otros puntos del Perú, incluidos otros grupos étnicos.

Según estudios realizados, Machu Picchu debió ser construido por el Inca Pachakuteq, en los años centrales del siglo XV. En esta ciudad vivieron alrededor de 100 personas, y en ella se encontraron momias principalmente de mujeres, lo que da una idea de que esta ciudad no era una ciudadela militar, lo que últimamente se viene asegurando.

El fin de Machu Picchu no es seguro. Parece ser que el abandono de la ciudad se debió a una epidemia. Nada hay hasta el momento confirmado. Los aqueólogos y estudiosos del tema, siguen sus investigaciones.

La Sacristía. Igualmente en el conjunto del Intihuatana.

Es mucho lo que nos cuentan las piedras de este lugar. Tanto que no sé como me he atrevido a contar todo esto. Es probable que algo sea erróneo, no soy profesional en este tema. Como ya sabéis, es lo que me cuentan lo que os cuento. Pero espero que este relato os sirva para intentar aprender y comprender mucho de este lugar.

Volver a Cuzco

Volver a la página principal de Perú

Volver a la página principal ANDADURAS